CURRENT LOCALE es-es

1
Cesta
2
Tus datos
3
Confirmación
4,7/5 a partir de 7.000 reseñas
  • ENTREGA EN 3-6 DÍAS LAB.
  • PLAZO DE DEVOLUCIÓN DE 30 DÍAS
  • PAGO SEGURO
  • ENVÍO GRATIS A PARTIR DE LOS 150 €

Filtros

Pomos

10 Productos
LA MEJOR RELACIÓN CALIDAD-PRECIO EN TORNILLOS Y OTROS PRODUCTOS DE FERRETERÍA
MÁS ECONÓMICO QUE LAS GRANDES CADENAS DE FERRETERÍA Y BRICOLAJE
ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE LOS 150€

Pomos

¿Estás buscando un pomo fijo para tu puerta principal o quizás pomos giratorios para tus puertas interiores? En Wovar encontrarás una amplia selección en este sentido; siempre con la garantía de la más alta calidad al mejor precio. Con nuestra gama de pomos para puertas, puedes completar la instalación de las puertas de tu casa de modo que estas encajen totalmente con el estilo que hayas elegido para el exterior de tu hogar. Nuestros pomos de puerta son de la más alta calidad y ofrecen un diseño estético y original. Puedes elegir entre varios colores, formas y materiales, tanto para puertas interiores como exteriores.

Realiza hoy tu pedido y lo recibirás en casa o en tu lugar de trabajo en un plazo aproximado de entre 3 y 5 días laborables; tramítalo antes de las 21.30 y tramitaremos su envío hoy mismo. 

Un pomo aporta a una puerta un toque distinguido, y además es fácil de instalar, de retirar y de sustituir. Para asegurarte de adquirir el pomo adecuado, debes determinar ciertos aspectos de antemano. Nuestros pomos están disponibles en modelos fijos y en variantes giratorias. Los pomos giratorios también pueden ser utilizarlos para accionar cerraduras empotradas. Con un pomo fijos no se puede accionar la cerradura, por lo que su uso se limita más al de un tirador para puertas. No obstante, también un pomo fijo le dará a tu puerta este toque original que estás buscando.

La diferencia entre un pomo fijo y un pomo giratorio

Un pomo giratorio, como se ha indicado anteriormente, se utiliza para accionar la cerradura. Así que, en teoría, es igual que una manilla y, por tanto, puede utilizarse sin problemas como alternativa a la manilla estándar. Estas variantes solo se utilizan para puertas interiores. En nuestra tienda online siempre especificamos si hablamos de pomos giratorios o fijos, lo que facilita mucho la elección de la variante adecuada para tus puertas de interior.

Los pomos fijos son los modelos más comunes y solo se utilizan como tiradores para cerrar una puerta que se abra y cierre mediante una cerradura de cilindro que siempre puede rematarse con una roseta a juego. Vemos estos pomos fijos más a menudo en las puertas de entrada, donde la puerta se abre y se cierra por medio de la cerradura del cilindro en cuestión.

Pomos para puertas: modelos populares

Sin duda, la tendencia del momento en cuanto a la elección de herrajes para puertas es el color negro. También se observa esta tendencia en los pomos. Sin embargo, para un pomo de puerta principal, es más común elegir un modelo de acero inoxidable. Esta apuesta no solo aporta a la puerta en cuestión un aspecto elegante, sino que te asegura la opción de un herraje de amplia durabilidad. Los pomos de acero inoxidable están bien protegidos contra la corrosión, por lo que se trata de una elección excelente, sobre todo para puertas exteriores, ya que estos pomos obviamente tienen que soportar muchas influencias meteorológicas. 

La instalación de un pomo giratorio

Un pomo es fácil de montar. Si vas a elegir una variante giratoria, puedes fijarla a la puerta mediante un cuadradillo. Después de montar la cerradura empotrada, basta con insertar este cuadradillo a través de la hoja de la puerta y de la cerradura empotrada. A ambos lados del cuadradillo se montan los pomos, tras lo cual podrás abrir y cerrar la puerta girándolos. En muchos casos, suministramos el cuadradillo del pomo de la puerta así como otros elementos de fijación necesarios; en cualquier caso, recomendamos leer con atención la entrada de nuestra web dedicada al producto correspondiente.

El montaje de un pomo fijo

Montar un pomo fijo es sencillo. Decide de antemano dónde colocarlo; a qué altura y en qué parte de tu puerta. Se suele emplear una altura de entre 100 y 110 cm. A continuación, utiliza una broca para madera en combinación con tu taladro y practica un agujero en la puerta a la altura elegida. La broca para madera que necesites variará según el modelo seleccionado; esto tiene que ver principalmente con el método de montaje. Al hablar del método de montaje, podemos diferenciar entre: montaje pasante y montaje invisible.

En el caso de optar por un pomo con roseta, primero se debe atornillar esta placa posterior a la puerta con unos tornillos que suelen tener un grosor de 4 mm, por lo que se recomienda perforar previamente con una broca de 2,5 mm en la madera dura. El pomo se fija a esta roseta, por lo que no quedan tornillos a la vista. Otra forma posible de instalación es la conocida como montaje pasante. Para ello es necesario realizar un orificio de 8 o de 10 mm en la puerta, a través del cual se inserta el perno en el que se vaya a montar el pomo.